Cuidar al voluntariado en tiempos de pandemia


En el pasado mes de marzo, apenas unos días antes del estado de alarma, nos juntábamos distintas personas, pertenecientes al FORO de Entidades de VOLUNTARIADO de BIZKAIA para, entre otras cosas, organizar un Encuentro de personas voluntarias que hubiera tenido lugar durante este mes de mayo. Nos planteábamos un encuentro en el que el tema a reflexionar era: ¿cómo hacer un buen cuidado a las personas voluntarias?, y en concreto nos queríamos centrar en cómo plantear una buena formación, un buen reconocimiento a su labor, y una buena participación en el funcionamiento de nuestras entidades. Desde esta óptica habíamos diseñado un encuentro experiencial, en el que las personas voluntarias que asistieran al mismo experimentaran en su propia carne ejemplos de cuidados.

Evidentemente ese encuentro no se ha podido realizar en mayo, y seguramente tampoco se podrá realizar, tal y como estaba planteado, en un futuro cercano. Sin embargo, los cuidados al voluntariado se han seguido realizando, dentro de sus posibilidades, por todas las entidades y se van a continuar cada día durante todo el tiempo que dure el estado de alarma.

Os presentamos a continuación cómo nos estamos planteando los cuidados al voluntariado en esta especial situación.

La mayoría de las entidades hemos realizado la principal acción de cuidado que se puede hacer en este estado de emergencia sanitaria: mandar al voluntariado a su casa y cerrar las actividades presenciales. Al igual que hemos hecho con nuestras personas trabajadoras, usuarias, etc. también al voluntariado se le ha enviado a casa, y sólo en aquellos casos en los que la actividad de voluntariado se puede realizar a distancia: por teléfono, ordenador, etc., se han mantenido las personas voluntarias en activo. Mención especial merecen las iniciativas de voluntariado específico para actividades presenciales con colectivos vulnerables, que se han desarrollado por algunas entidades, y en las que han concurrido tanto personas voluntarias de entidades que no tenían actividad como personas no pertenecientes a ninguna entidad que se han sumado a título individual. En estos casos el cuidado al voluntariado en la actividad presencial ha sido igual de riguroso en cuanto a medidas de protección sanitaria como con cualquier otro personal de las entidades.

Una importante acción de cuidado con todas las personas voluntarias ha sido la de mantener una comunicación cercana y asidua con ellas preguntándoles cómo se encuentran y atendiendo a las necesidades que puedan tener tanto para la realización de su tarea, en caso de seguir realizándola, como de tipo personal. En este sentido, cada entidad ha utilizado los medios más adecuados para comunicarse con su voluntariado de manera eficaz siendo el teléfono el medio más popular, pero también el ordenador no sólo a través del correo electrónico, sino a través de video-llamadas que facilitan la comunicación y la cercanía. A pesar de que la mayoría de las entidades han hecho un seguimiento a las personas voluntarias de manera individual, algunas también lo han hecho de manera grupal, por ejemplo a través de grupos de WhatsApp en los que se han compartido informaciones, opiniones,… o las mismas personas voluntarias han compartido sus preocupaciones o necesidades a todo el grupo. La persona responsable del cuidado al voluntariado en cada entidad ha tenido una labor sobre todo de facilitadora de la comunicación. La periodicidad del contacto o comunicación más habitual está siendo entre 10 y 15 días.

Otra acción de cuidado al voluntariado consiste en facilitarle herramientas y recursos. En este sentido se les ha facilitado desde muchas entidades el participar en acciones formativas online durante este periodo. Dichas formaciones a veces son impartidas por las propias entidades pero también por otros agentes externos. Las acciones formativas, en ocasiones, han versado sobre el tipo de tarea a realizar, por ejemplo hay muchas organizaciones que han mantenido atención telefónica con sus personas usuarias a través del voluntariado, y ha sido necesario dar pautas y formación sobre cómo hacer este tipo de atención telefónica. No obstante,  también se ha facilitado formación en temas generales sobre los colectivos a los que se atiende, sobre la labor del voluntariado en general sin adscribirlo a una tarea concreta, etc.

Por último, la acción de cuidado más relevante durante este tiempo está siendo la de promover el autocuidado, ya que las entidades de voluntariado somos conscientes de que nuestras personas voluntarias en estos momentos necesitan más que nunca cuidarse de todas las formas posibles (salud física y mental, motivación, relación, etc.), y si nosotras no podemos estar tan cerca como nos gustaría, sí podemos facilitarles todos los mecanismos a nuestro alcance para que ellas se cuiden. Señalar que son muchas las organizaciones que han creado apartados específicos en sus web, redes sociales (Facebook, instagram, twitter, etc.) y otros canales, en los que comparten recursos e informaciones importantes para tranquilizar y animar a las personas voluntarias así como también cumplen con la función de ser espacio de encuentro donde compartir los diferentes testimonios o experiencias del voluntariado.

El FORO de Entidades de VOLUNTARIADO de BIZKAIA seguiremos cuidando a nuestras personas voluntarias durante todo el tiempo que dure esta situación, y animamos a todas las entidades del tercer sector a hacer lo mismo para que cuando esto acabe podamos volver todas juntas a luchar por la transformación social sin perder a nadie por el camino

.